¿Sabes actuar en una situación de emergencia?

A la hora de usar un vehículo tenemos en cuenta muchos factores, pero se nos suele pasar por alto que podemos sufrir algún imprevisto con nuestro coche. Es por ello que, como empresa de recambios de coches, vamos a explicar cómo actuar en caso de emergencia en vehículos.

Cuando salimos de viaje con nuestro automóvil solemos tener en cuenta aspectos como el nivel de aceite, el carburante o el estado de los neumáticos. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en el que factores externos azotan a nuestra conducción y nos vemos sumidos en una situación de emergencia. Es muy usual que el conductor no sepa actuar en ciertas circunstancias, lo que supone un peligro tanto para él como para el resto de viajeros. Es por ello que en Mazuecos, empresa de recambios de coches, hemos hecho un recorrido por las situaciones de emergencia más usuales, y explicamos cómo actuar en cada caso.

pexels-photo-57645-large

Ante todo debemos tener en cuenta una cosa: el estado del vehículo. Un coche que se mete en carretera siempre debe tener un mantenimiento escrupuloso, pasar las revisiones regularmente y mantener todas las piezas en buen estado. En otoño sube el grado de humedad y aumenta la probabilidad de lluvias, es por ello que es indispensable que el estado de los neumáticos sea impoluto para evitar sustos como el subviraje, sobreviraje o el aquaplaning.

El subviraje es cuando giramos el volante y el coche no responde de forma exacta a ese cambio de dirección. La causa de este problema puede ser la entrada en una curva con demasiada velocidad, la falta de adherencia del tren delantero, la presión inadecuada en las ruedas o una alineación de la dirección incorrecta.

Para reaccionar bien ante esto, es indispensable hacer dos cosas: no formar el volante girándolo más, y levantar suavemente la presión del acelerador. De esta forma, conseguimos que el peso se traslade al eje delantero, ganando así en tracción.

El sobreviraje es lo contrario, cuando el tren trasero es el que aumenta su radio de giro y las consecuencias pueden llegar a ser hacer un trompo. Este tipo de fenómeno suele darse en coches de propulsión, cuando éste frena de golpe o levantar completamente el pie del acelerador en plena curva. Otro motivo por el que puede darse este fenómeno es por la falta de adherencia del tren trasero, que puede darse por el desgaste excesivo de los neumáticos o la presión incorrecta de los mismos.

aquaplaning-83008_960_720

Saber responder al sobreviraje no es complicado. Hay que tener en cuenta que en los coches de propulsión se debe mantener algo de gas en curvas que no sean lentas. Tampoco debemos frenar de forma brusca en ninguna curva. Además, el contravolante, de forma suave y progresiva, es una buena forma de contrarrestarlo.

Otro fenómeno con el que nos podemos encontrar es el aquaplaning, que es rodar demasiado deprisa sobre una superficie muy mojada. Cuando esto ocurre, es porque los neumáticos sobrepasan su límite de evacuación de agua y pierde la adherencia al asfalto. Para salir de esta situación es indispensable no mover el volante e ir reduciendo poco a poco la velocidad para que las ruedas vuelvan a realizar su cometido, y por supuesto, mucha prudencia bajo la lluvia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.